20 de febrer de 2010

Las condiciones necesarias
Febrero de 2010

Muchas veces pensamos que cuando hablamos de William Shakespeare o por ejemplo de Pablo Picasso, hablamos como si ya hubieran sido grandes genios toda la vida y los admiramos y encorsetamos con la idea de que ya fueron siempre así de grandes.
Nos cuesta imaginarnos al gran William Shakespeare cuando tenia 8 años cometiendo faltas de ortografía o a Picasso abroncado por su padre para que se fuera a dormir a la cama.
Lo creemos por comodidad o no se bien porqué. Nos empeñamos en creer que las personas o situaciones son de una manera establecida y nos acomodamos en descartar que la evolución y el cambio pueda ser un motor valido para que las vidas de las personas y situaciones no sean siempre monolíticas y en una sola dirección eternamente.

Con la condición territorial de Viladecavalls pasa algo parecido. Me he dado cuenta hace tiempo, que muchos vecinos de Vilacavalls, asumen con resignación y otros con cierta rivalidad, que en el pueblo existan dos grandes núcleos separados de población (Can Trias, Sant Miquel de Gonteres) y por otro lado (Centre, Can Turu, la Planassa, Can Corbera) y que además algunos malintencionadamente, quizás por intereses personales, siguen manteniendo la idea negativa que la distancia es insalvable para generar un sentimiento de unidad y que además seguirá siendo así.

A menudo se dice (yo al menos lo he oído) Vox populi “Can Trias es un barrio más de Terrassa” y claro, el papá administrativo-político de Viladecavalls durante todos estos años se dedico a quitar esa idea, pero de una forma equivocada desde mi punto de vista, alimentando el clientelismo político. Por otro lado me pregunto ¿cómo se consigue un sentimiento de pertenencia a Vila si dos calles más allá existe una ciudad más grande con más servicios, con mejores comunicaciones y con más de todo?

El gobierno de CIU en Vila no se plantea la relación de los vecinos en los barrios como un solo pueblo de una manera transversal, sino que potencia el papel divisorio del pueblo, como es el hecho de alejar los sábados de mercadillo a Sant Miquel con Can Trias cerrando la única vía de comunicación mas cercana y natural que tienen. Además el Gobierno de Viladecavalls todavía piensa que algunos vecinos que llevamos 1, 10,15 o 20 años somos "nou vinguts" y que esta situación será así para siempre.

Atreverse a repartir territorialmente el poder político y administrativo en Vila seria una buena manera de empezar a cambiar. ¿Porqué no se hacen más sesiones de plenos por ejemplo, en diferentes núcleos de Viladecavalls, para empezar a romper distancias?. ¿Porqué hay un bus gratuito al mercadillo de una zona a otra y en cambio no se atienden las demandas de un buen transporte eficaz de conexión para toda la población?. ¿Por qué no tantas cosas?

Lo interesante seria evolucionar en nuestros sentimientos como ciudadanos de Viladecavalls, hasta darnos cuenta que muchos Pablos Picasso podrían volver a nacer perfectamente en El Molinot o en cualquier sitio de Viladecavalls…pero actualmente en este desgobierno falta voluntad política para crear las condiciones necesarias.

Pedro Ballesta
Sec. Sectorials